¿Qué pasa con la regla después del parto?

Actualizado: abr 25

Antes del embarazo, durante el ciclo menstrual pasamos básicamente por dos fases; la que prepara a los óvulos para salir hacia las trompas de Falopio y, la que hace que, o se degraden esos óvulos y a los aproximadamente 14 días nos baje la regla, o, uno de ellos (o más…), se fecunde y acabe migrando al útero para formar un pequeño futuro bebé. Hasta aquí, creo que todas lo conocemos, porque es lo que nos explican en “Ciencias Naturales” en el cole (se sigue llamando así?)


gif

Después, “alguien” dice que la regla tiene que ser regular, venir cada 28 días y que sino es así, te darán una medicación (anticonceptivos) para “regularla”.

Pero, ¿sabes que esa regulación no es real? Los anticonceptivos no regulan nada, solo falsean una regla porque dejan los ovarios en reposo. Pero, ¡este es otro tema!


A lo que iba con este post, es… ¿Qué pasa entonces con la regla cuando damos a luz? Unos dicen que no se sabe cuando volverá, otros que a partir de la cuarentena y a otras no le vuelve porque empalma un embarazo con otro.


¿De qué depende principalmente?


Lo primero; de si hemos decidido dar lactancia artificial o lactancia materna.


Si optamos por la primera opción te cuento lo que pasa. LACTANCIA ARTIFICIAL: En el momento en que la placenta se desprende del útero, tus hormonas del embarazo empiezan a disminuir. La principal causa del descenso es para que otra hormona, la prolactina, (encargada de la producción de leche), empiece a aumentar para mandar la información al cerebro de que hay que empezar a fabricar leche para que el niño no le dé una pájara. Si decidimos tomar las famosas pastillas “que cortan la leche” (que por cierto, no cortan nada… solamente disminuyen la prolactina -y no siempre-, de ahí que mujeres a veces sientan la subida de leche igualmente…) evitamos en la mayoría de los casos que suba, por lo tanto, el cuerpo entiende que tiene que hacer reset y, por tanto, cuando aproximadamente a las 6-8 semanas postparto, los niveles de hormonas están más o menos regulados; la regla, nuestra querida amiga, vuelve... ¡como si no lleváramos 9 meses sin ella encantadas de la vida!


Si por el contrario, decidimos optar por la LACTANCIA MATERNA, esta prolactina se mantendrá alta y estará dando caña al cerebro, más aún de lo que pensamos, porque hará que, -si ponemos al bebé a la teta cada 5 minutos…-, tengamos más leche que la que demanda el bebé (de ahí que notemos las tetas duras como piedras cada X horas) y así, la naturaleza se encarga de evitar que le dé una pájara y que el chiquillo pase hambre.


Y la gente, empeñada en decir que la leche materna no alimenta y es cuestión de suerte, ¿verdad?.

Pues bien, por biología y supervivencia del cachorro (si tenemos en cuenta que somos mamíferos) ahora, nuestra misión como leonas, es, alimentar a la cría. Lo que significa, que no tenemos tiempo a pensar en procrear, por eso, las hormonas encargadas de la lactancia junto con una serie de factores, harán que las hormonas de la ovulación apenas funcionen y, por tanto, si no hay ovulación, no hay regla.


Entonces… ¿cuándo me vendrá la regla?


¡Ojalá lo supiera! Cuando tu cuerpo decida. Normalmente va asociada al espaciado de las tomas. Aunque, hay 2% de la población que tiene la regla al poco de dar a luz a pesar de estar con lactancia materna exclusiva. 


Y, esto significa que no me voy a quedar embarazada si doy teta?


Bueno pues… Depende. Si sigues unas medidas al pie de la letra, sí, probablemente puedas utilizar la lactancia materna como método anticonceptivo, sino, vale más que utilices otros métodos si tienes relaciones... Pero de eso hablaremos en otro post.


Que por cierto…


Hablando de tetas, leche y regla…


Ahora entendéis, por qué dar estas pastillas “para cortar la leche” -que no cortan nada- solo pueden funcionar al principio y no cuando ya tenemos una lactancia establecida, ¿no?

Cuando pasan las semanas, la prolactina pasa a un segundo lugar y ya no es tan necesaria como antes. Su trabajo era “llenar de más” las tetas de leche para evitar que ese bebé se quedara con hambre… Pues, en el momento en que nuestro cuerpo se regula (aproximadamente alrededor de los 3 meses, de ahí, esa crisis tan gorda que hay con la teta y que muchas abandonan la lactancia por falta de información), ya no hay prolactina que circule por el torrente y, si tomamos unas pastillas que disminuyen la prolactina, probablemente no hagan nada más que entorpecer una lactancia o incluso, estropear un destete fisiológico, pudiendo terminar en obstruciones, mastitis y/o problemas totalmente evitables.


¿Veis que la naturaleza es sabia y que todo está conectado?


Carla García - Matrona

  • Negro del icono de Instagram
  • YouTube - Círculo Negro
  • Negro Facebook Icono

¡Suscríbete y no te pierdas nada!