¿Hacerse ecografías es seguro?

Actualizado: abr 25

Nos encanta -como madres- ver a nuestros bebés moverse en la pantalla. Pero... ¿Sabes realmente cuánto de seguro es hacerse más ecografías de las que recomiendan los especialistas por causa médica?


Vamos a poner sobre la mesa un poco de evidencia científica, pero antes, quiero aclarar que, todo lo que está escrito en este post hace referencia A MUJER SANA y BEBÉ SANO que tienen una gestación de bajo riesgo (entendiendo como tal, los embarazos que no requieren mayor control por no padecer aparentemente factores de riesgo que lo indiquen).


¿QUÉ ES UNA ECOGRAFÍA?


Una ecografía o ultrasonido es la producción de una imagen del interior del cuerpo a través de ondas de sonido. Se utiliza una sonda y un gel, que a través de la piel recoge los sonidos que rebotan y nos permiten verlo en la pantalla. Es un proceso no invasivo que ayuda a los obstetras a diagnosticar patologías de mamá y/o bebé durante el embarazo.


¿LA ECOGRAFÍA EMITE RADIACIONES?


Tal y cómo entendemos radiación ionizante (que es la de los Rayos X), no. Quiero explicar los dos tipos de radiación:

  • Radiación ionizante: es una radiación de alta energía que produce cambios químicos en las células y puede dañar el ADN. De ahí la relación del cáncer con la alta y continua exposición a radiaciones ionizantes. Por eso, se limita su uso y sólo se realizan radiografías/TAC cuando es estrictamente necesario. Además, el personal sanitario que trabaja con radiación limita su exposición y se protegen con chalecos de plomo. Durante el embarazo están totalmente contraindicados ya que es durante la gestación cuando el bebé tiene mayor riesgo de sufrir problemas de salud derivados de las radiaciones. Y os preguntaréis: ¿cómo es posible que técnicas médicas produzcan cáncer y se sigan haciendo? Por la asociación riesgo-beneficio. Los beneficios que tiene diagnositcar una enfermedad con, por ejemplo, un TAC, es mejor para tu salud que lo que supone un pequeño golpe de radiación.

  • Por otro lado, están las radiaciones no ionizantes. Son las ultravioletas, microondas, infrarrojos, luz visible y radiofrecuencias (ultrasonidos/doppler...) Que como tal, su impacto sobre la salud no es tan grande como las ionizantes, pero también pueden ser perjudiciales si se utilizan sin control: quemaduras en la piel por un uso exceso de rayos UVA, por ejemplo.


¿CUÁNTAS ECOGRAFÍAS HAY QUE HACER DURANTE EL EMBARAZO DE BAJO RIESGO?


Según las guías, hay algo de controversia; la evidencia científica avala únicamente 2 (semana 12 y semana 20), pero, es cierto, que nos podemos encontrar de 3 a 4 ecografías por rutina durante la gestación de bajo riesgo:


  • Ecografía de datación: 6-10 semana. Nos indicaría saber con algo más de exactitud la edad gestacional, saber el número de embriones que hay, conocer si están bien implatados y tienen latido. Ésta ecografía no está recomendada hacerla por rutina. “¿Y si tengo un embarazo ectópico?” Te lo explico más abajo.

  • Ecografía de primer trimestre: 11-13 semana. Si es la primera ecografía que se realiza, se estudiarán los puntos anteriores y además, se valorarán entre otras cosas; el pliegue de la nuca y el hueso nasal, que junto con los parámetros de la analítica de la semana 10, más tu historia clínica, determinará el riesgo de tener un bebé con Sd. de Down (trisomía de 21) o Sd. de Edwars (trisomía del 18). Conoceremos la inserción de la placenta, y en la mamá se hará despistaje de las arterias uterina para valorar riesgos de preeclampsia (tensión alta en el embarazo).

  • Ecografía de segundo trimestre: 20-22 semanas. Es la más larga porque se mira al bebé de arriba a abajo. Es lo que llamamos ecografía morfológica y es donde se ven todos los órganos del/la peque. Confirmaremos dónde está la placenta insertada y también se volverán a valorar las arterias uterinas. 

  • Ecografía de tercer trimestre: 31-34 semana. Se valora fundamentalmente el crecimiento y la presentación del bebé. Ésta última ecografía no presenta evidencia en mujeres de bajo riesgo. Con la medición de la altura uterina en las consultas por parte de la matrona, no se necesitan más datos para valorar el crecimiento y la presentación del bebé. En mujeres de bajo riesgo, el uso rutinario de ecografías está asociado a mayor detección de bebés pequeños para la edad gestacional, pero en cuanto a resultados neonatales, no se ven mayores efectos adversos que si no los hubieran detectado. Lo que significa que, mamás que se hacen más ecografías no son más propensas a parir bebés sanos que las que prescinden del procedimiento. Podéis ver el estudio completo aquí, donde se evaluaron nada más y nada menos que 13.046 mujeres para poder llegar a estas conclusiones.


¿Y QUE PASA SI TENGO UN EMBARAZO ECTÓPICO?, ¿CÓMO VOY A ESPERAR A LA SEMANA 12?


Los síntomas de un embarazo ectópico son dolor abdominal intenso acompañado o no de sangrado que ocurren entre la semana 8-10 de embarazo. Ante alguno de estos dos síntomas debemos de acudir a urgencias para confirmar qué está ocurriendo en el embarazo y poder diagnosticar embarazo extrauterino, aborto, o amenaza de aborto. De ahí, que la evidencia recomiende hacer la primera ecografía entre la 11 -13 semana, y no antes.


¿Y LA PLACENTA PREVIA?


Eso lo diagnosticarán en la ecografía del segundo trimestre. Y el/la obstetra decidirá cuáles serán los siguientes controles oportunos que tengas que hacer.


¿CÓMO SÉ QUE ESTÁ BIEN COLOCADO EN EL TERCER TRIMESTRE SI NO LO VEN POR ECOGRAFÍA?


Las manos de una matrona también pueden palpar si el bebé está de nalgas o en cefálica (cabezita abajo). Si con la altura uterina, los datos no cuadran y/o se palpa al bebé en posición distinta a cefálica, se derivaría a consulta con tocología para realizar la ecografía pertinente.


Entonces…


¿QUÉ PASA CON LOS RECUERDOS EN FORMA DE FOTOS Y VÍDEOS QUE HACEMOS CON EL BEBÉ DURANTE EL EMBARAZO? ECOGRAFÍAS 3D-4D-5D.


Se desconocen los efectos a largo plazo que supone el calentamiento de las estructuras fetales. Por eso, las sociedades científicas (FDA, el RCOG, el ACOG o el SOGC) desaconsejan el uso de ecografías sin criterio médico.


¿QUÉ EFECTOS ADVERSOS SE SOSPECHAN?


Todo esto ya comenzó en los años 90 (donde las ondas de los ecógrafos eran 6 veces más débiles).

Se publicaron estudios que  mostraron un mayor riesgo de aborto espontáneo o parto prematuro.

Otra publicación (con 9,000 mujeres embarazadas) vio más pérdidas fetales en los grupos que recibieron ecografías frente a los que no.

También se publicó en Reino Unido que madres y bebés sanos que recibieron dos o más exploraciones Doppler para verificar la placenta, tenían más de 2 veces el riesgo de muerte perinatal en comparación con los bebés no expuestos.

Además, nuevos estudios de China señalan que los ultrasonidos pueden conllevar riesgos que incluyen autismo, TDAH, daño genético, ictericia, cánceres infantiles y alergias.


Lo que sí sabemos es que las ecografías, pueden producir algunos efectos biológicos en el cuerpo bajo condiciones y ambientes específicos, como por ejemplo, cavitaciones (burbujitas) en determinadas estructuras. Además, también sabemos que los aumentos en la temperatura materna pueden causar defectos de nacimiento. Tiene sentido pensar que si la ecografía eleva la temperatura corporal diada mamá-bebé, éste puede sufrir efectos adversos.


¿HACERSE ECOGRAFÍAS ESTÁ RELACIONADA CON EL AUTISMO?


En 2018 se publicó un nuevo estudio donde se encontraron mayores tasas de trastornos del espectro autista en los grupos que tuvieron mayor penetración ecográfica en comparación con el grupo de desarrollo típico en el primer y segundo trimestre. Ya en 2016, habían asociado mayor tasa de TEA en fetos sometidos a mayor número de ecografías en el primer trimestre.

Por lo tanto: se necesitan hacer más estudios para comprobar una asociación real.


¿SOMETERSE A MÁS ECOGRAFÍAS MEJORA LOS RESULTADOS NEONATALES?


En embarazos de bajo riesgo, no. Incluso se potencia la mayor posibilidad de intervención: valorar el crecimiento fetal (teniendo en cuenta que hay un margen de error entre un 10-25%) puede llevar a inducciones de parto o cesáreas innecesarias.


¿DOPPLER FETAL EN CASA?


Estamos hablando de utilizar un dispositivo médico a domicilio. Médico y domicilio no son términos “compatibles”, pero, os lo explico:


En las etiquetas del producto describen específicamente que se trata de dispositivos a utilizar bajo prescripción, y en casa, no hay supervisión de cómo se está usando. Además, las ondas electromagnéticas son de alta frecuencia, mayores que las de los ultrasonidos por imágenes. Por eso, los doppler que utilizamos en consulta para escuchar al bebé se utilizan durante menos tiempo de lo que dura una ecografía.


También es importante conocer que puede no interpretarse el latido, pensar que todo está bien y que realmente sea una urgencia. O, al contrario: no encontrar el latido del bebé, aumentar tu ansiedad y, por lo tanto un estrés innecesario totalmente evitable. También puede ocurrir que los latidos se falseen y pensar que estás escuchando al bebé cuando puede ser: placenta, cordón umbilical, corazón del bebé, arterias uterinas o cualquiera de estos sonidos solapados.


Tanto la FDA como la ACOG desaconsejan su uso lúdico. La exposición frecuente y/o prolongada a las ondas de ultrasonido no ha sido bien estudiada y por lo tanto, no se trata de un juguete para reunir a la familia todas las noches para escuchar al bebé. Es tentador, pero no "todo vale" cuando hablamos de la seguridad del bebé.


Tenéis una publicación en mi instagram donde podéis ver una infografía sobre esto.


¿CUÁL ES MI OPINIÓN?


Que hay que limitar la exposición al bebé. Hacerse ecografías es bastante seguro para ambos, pero se debe de evitar la exposición indiscriminada al ultrasonido realizando estudios innecesarios o prolongados sin tener justificación.


Muchas mujeres (entre las que me incluyo) quiere saber si el embarazo sigue su cauce y por eso se somete a la ecografías sistemáticas. Otras (entre las que también me incluyo), quieren sentir esa emoción cuando ven al bebé a la pantalla por primera vez o cuando en la semana 20 puedes descubrir si es niño, niña o ¡ambos!. La tecnología 5D es bestial, saltar de alegría al ver a tu bebé sonreír o bostezar aún estando dentro de la barriga es totalmente comprensible, pero es necesario pensar si es imprescindible someterse a ello o no.


Estamos hablando de una tecnología de la que desconocemos sus efectos. Cuando se descubrieron los Rayos X se usaban sin control hasta que se desmostró que podía ser dañino y ahora se limita su uso. La cocaína era tratamiento médico y ahora es una droga ilegal.

Créeme que te entiendo... Entiendo que quieras tener un ecógrafo en casa para ver a tu bebé 24h al día. Entiendo que quieras escucharle con un doppler todos los días a cualquier hora. Vivimos en la era de la tecnología y estamos rodeados continuamente de ondas electromagnéticas (móviles, WIFI, relojes inteligentes…). Nuestros hijos ya nacen con un router debajo del brazo, pero hay cosas que tienen que quedarse en ámbito médico únicamente.


MIS RECOMENDACIONES SON:


  • Haz las ecografías necesarias. La ecografías son seguras si están bien utilizadas. Si él/la obstetra considera que hay que hacer más de las habituales porque encuentra algo sospechoso, confía en su profesionalidad.

  • Intenta evitar ecografías del primer trimestre si su único fin es "escuchar" su latido. Desde la concepción hasta la semana 10 es el momento de mayor vulnerabilidad del embrión al estrés térmico que supone utilizar un doppler.

  • Evita utilizar un Doppler fetal casero. Escucharás a tu bebé en la consulta con la matrona y, si dudas de forma puntual sobre la salud de tu bebé, fíjate en sus movimientos. Ese es el mejor indicador de bienestar fetal que tienes para saber que tu bebé está bien. Si algo te preocupa, si su movimiento ha disminuído, notas que su patrón no es como antes: ¡consúltanos!, pero nunca te fies de un doppler para tranquilizarte.

  • Si quieres hacerte una ecografía emocional 4D-5D intenta que el proceso no dure mucho tiempo, ya que no conocemos los efectos a largo plazo que podrían tener.


Recuerda que la conexión emocional con tu bebé no se establece escuchando su latido; se forma hablándole, acariciando la barriga y cuidándote día a día.




Fuentes:

- FDA: La FDA (Food and Drug Administration: Administración de Medicamentos y Alimentos o Administración de Alimentos y Medicamentos) es la agencia del gobierno de los Estados Unidos responsable de la regulación de alimentos (tanto para personas como para animales), medicamentos (humanos y veterinarios), cosméticos, aparatos médicos (humanos y animales), productos biológicos y derivados sanguíneos.

- La RCOG: Royal College of Obstetricians and Gynaecologists. Sociedad de ginecología y obstetricia de Reino Unido.

- La ACOG: American College of Obstetricians and Gynaecologists. Sociedad de ginecología y obstetricia americana.

- La SOGC: Society of Obstetricians and Gynaecologists. Sociedad de ginecología y obstetricia canadiense.

- Cochrane: Ecografías al inicio del embarazo y en segundo trimestre.



Carla García. Enfermera y Matrona.

  • Negro del icono de Instagram
  • YouTube - Círculo Negro
  • Negro Facebook Icono

¡Suscríbete y no te pierdas nada!